UN ESPACIO PARA COMPARTIR MIS PENSAMIENTOS Y APRENDIZAJES

BLOG DE SANJOG KAUR

Cuidar la Vida (Notas de hace dos años, que siguen vigentes Hoy)

Hoy, después de mucho tiempo de no conectarme al Internet, me enteré de que el Ecuador aprobó la entrada de semillas transgénicas al país.

La noticia me provoca una gran tristeza.

Y alimenta la sensación de impotencia perpetua frente a las políticas públicas generadas por el anterior gobierno, las cuales en su mayoría, relegan el cuidado de la vida y de las fuentes que la generan, al último plano.

Las semillas transgénicas representan para mí, el ejemplo más extremo de la forma en que nuestro sistema prioriza el capital por sobre todas las fuentes de generación y mantenimiento de la vida.

Semilla: Fuente de vida. Pulso de Vida. Potencial de vida. Expresión de renovación, multiplicación, y evolución de la diversidad de vida en la Tierra. Siglos de sabiduría transmitidos de una generación a otra. Expresión de creatividad, manifestada en todas sus dimensiones.

Está de más decir que en un país tan biodiverso como el Ecuador, no existe ninguna argumento válido que explique la importación de transgénicos al Ecuador. Tampoco lo existe en el resto del mundo, pero particularmente en nuestro país, donde contamos con una abundancia de semillas que se multiplican con absoluta viabilidad gracias a la fertilidad de nuestra tierra y a la sabiduría de las manos que la trabajan, resulta evidente que el único propósito de introducir transgénicos al país es enriquecer a los pocos que tendrán control sobre la producción y comercialización de esas semillas a expensas de la economía de los agricultores de menor escala, de la salud y equilibrio de nuestra tierra, y de nuestra salud y bienestar como consumidores del alimento que esa tierra produce.

Hace algunos años produje este fanzine sobre Soberanía Alimentaria, con mi amiga Karla Muñoz, una amante y sabia del alimento. En ese tiempo mi relación el alimento se reducía a calorías, gramos de grasa y otros conceptos que me alejaban por completo de los dones de la tierra y de la mágica alquimia de la cocina. Descubrimientos que sigo aprendiendo a incorporar a mi rutina urbana, y que a paso lento pero seguro, van mejorando mi salud y mi calidad de vida.

Cuando hicimos este fanzine, como parte de mi tesis de maestría, no tenía idea de lo que era un transgénico. Tampoco estaba al tanto de la cantidad enorme de experimentos bizarros que se realizan desde la agroindustria en nombre de la erradicación del hambre en el mundo, generando catástrofes ecológicas, sociales, y económicas en todo el planeta. Pero nunca es tarde para aprender. Ni es tarde para cambiar el rumbo de nuestras decisiones, de manera que aporten a un cambio positivo a nivel individual y colectivo.

Este fanzine es el resultado de mi propia búsqueda por una vida más sana, más armoniosa, y más en paz con la creación. Lo escribimos con la Karla, con la intención de ofrecer guías útiles y fáciles de seguir.

Queríamos que las personas que lo lean encuentren consejos prácticos para relacionarse con el alimento desde una relación de amor y cuidado de su propia vida, como elemento clave para comprender por qué los transgénicos (y todos los productos de la agroindustria) son uno de los atentados más violentos hacia la Tierra, a la humanidad, y a todos los seres que habitamos en ella.

Que sirva para recordarnos de dónde venimos.

Y que nos inspire a cuidar aquello que nos mantiene vivos. Esa vida que la semilla reproduce. La Vida que compartimos todos. 🌱

Este es el link para descargar el fanzine. (Las ilustraciones son de La Suerte ):

SÍGUE UN POCO MÁS MI MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *